Sector Textil

El Sector Textil

Véase también el Sector de Fabricación Textil.

Fortalezas y Debilidades del Sector Textil

Fortalezas

Crecimiento de las clases medias en los países emergentes
El auge de la moda rápida

Debilidades

Productos con una alta elasticidad de precio de la demanda
Sector muy sensible a los cambios en la actividad económica
La estructura de precios es muy sensible a las oscilaciones de los precios de los

Análisis y Evaluación de Riesgos del Sector Textil

Nota: para una evaluación completa de los riesgos por país, véase aquí.

El sector -confección se compone de dos ramas: el por un lado y el de la confección por otro. Aunque están vinculadas, ambas están sujetas a diferentes limitaciones y mecanismos. Los textiles proporcionan insumos al mercado de las prendas de vestir, principalmente algodón para las fibras naturales y poliéster para las fibras sintéticas. Si bien históricamente el algodón y las fibras naturales fueron los más utilizados, las fibras sintéticas, que son más baratas y fáciles de mezclar con otras fibras en particular, han ganado en importancia: la mundial de poliéster es ahora el doble de la de algodón.

Tras aumentar un 60% entre enero de 2016 y junio de 2018, los precios del algodón cayeron bruscamente, cayendo un 30% entre junio de 2018 y octubre de 2019. El Departamento de de los Estados Unidos (USDA) prevé un aumento del 2,5% en la producción mundial de algodón para la campaña comercial 2019/2020 en comparación con la anterior. También espera que la demanda se estanque, lo que debería conducir a un ligero aumento de las existencias mundiales (+0,8%). Además, los aranceles que China aplica a las importaciones de algodón procedentes de los Estados Unidos están ejerciendo una presión a la baja sobre los precios, que se espera que disminuyan en 2020. El Departamento de de Australia (ABARES) prevé una disminución del 12% en los precios mundiales del algodón en 2019/2020 en comparación con la temporada anterior.

Se prevé que la menor actividad económica mundial pesará este año sobre el conjunto del sector. Esto se refleja en los niveles de evaluación de riesgos del sector por parte de esta plataforma, ya que la mayoría de las regiones -salvo Europa Central y Europa del Este- se consideran de «alto riesgo» o de «muy alto riesgo» para el sector textil-confección.

El mercado de las prendas de vestir, al igual que el , tiene que hacer frente a la expansión del comercio electrónico, principalmente en las economías avanzadas y en China. Para sobrevivir, las tiendas físicas deben adaptarse a los cambios del mercado colaborando con empresas especializadas en la venta en línea o desarrollando este servicio internamente para sus clientes. En los Estados Unidos, por ejemplo, las ventas en línea aumentaron 6,7 puntos porcentuales entre 2015 y 2017 hasta alcanzar el 27,4% de las ventas de ropa.

Revisor: Lawrence (febrero 2020)

Perspectivas económicas del sector

La desaceleración económica mundial está oscureciendo las perspectivas del sector

El mercado de la ropa es muy sensible a los cambios en las condiciones económicas. Se espera que el crecimiento económico mundial disminuya hasta el 2,4% en 2020 desde el 3,2% en 2018 y el 2,5% en 2019. Por consiguiente, se prevé que las economías de los principales de consumo de prendas de vestir, en particular los Estados Unidos y China, experimentarán una desaceleración de la actividad en 2020. Coface prevé un crecimiento del 1,3% en 2020 después del 2,3% en 2019 para los Estados Unidos, y del 5,8% después del 6,1% y el 6,6% para China. Esta tendencia de crecimiento lento ya está provocando una disminución de las ventas de ropa: en Estados Unidos, el crecimiento anual de la media de tres meses de las ventas de ropa se mantuvo estable en septiembre de 2019 (+0,1%), frente a un aumento del 5,1% un año antes. En Europa, el mismo indicador disminuyó un 1,3% en agosto de 2019 en comparación con el 0,7% del año anterior. También disminuyó en China (-8,7% en septiembre de 2019), aunque a un ritmo más lento que el año anterior (-26% en septiembre de 2018). El sector en América Latina depende en gran medida de las importaciones de productos de vestir de Asia, en particular de China. Por lo tanto, el descenso previsto de la actividad debería afectar a la demanda de prendas de vestir de América Latina. Se prevé que las ventas de prendas de vestir en esas regiones, al igual que las ventas mundiales de prendas de vestir, sigan sufriendo a causa de la desaceleración económica. Sin embargo, este efecto podría verse parcialmente compensado por la caída de los precios de las prendas de vestir a base de algodón, vinculada a la tendencia a la baja de los precios del algodón.

El sector de los textiles y las prendas de vestir está evolucionando rápidamente

El sector textil y de la confección evoluciona bajo la influencia de diversos factores. Un factor clave es el creciente uso por parte de los participantes del sector de las fibras sintéticas (principalmente el poliéster) a expensas de las fibras naturales como el algodón. El poliéster tiene varias ventajas con respecto al algodón: su producción requiere menos agua que la del algodón y no requiere pesticidas. Además, es más fácil de manipular y mezclar con otras fibras y su producción está menos sujeta a los peligros climáticos. Otro punto importante es el gran desarrollo de las fibras naturales respetuosas con el , impulsado por las crecientes preocupaciones ambientales de los consumidores.

A medida que crece la demanda de prendas de vestir de Asia, en particular de China, disminuye la importancia de Europa y América del Norte en este sector. En consecuencia, las ventas de productos de vestir fuera de América del Norte y Europa equivalen a las ventas en esas regiones en 2018 y se espera que alcancen el 55% de las ventas mundiales totales de productos de vestir en 2025.

Otra transformación importante del mercado de las prendas de vestir es la creciente importancia de la moda rápida, en particular en las economías avanzadas y en China. El término se refiere a la estrategia utilizada por las marcas, que tratan de cambiar sus colecciones de prendas de vestir con gran rapidez a fin de estimular y aumentar la frecuencia de las compras de los consumidores. Una consecuencia directa de esta evolución es el acortamiento de la vida útil de las prendas de vestir, que en 2020 se conservan la mitad de tiempo que en 2010.

La fabricación de textiles, en particular la de bajo valor añadido, se está desplazando de China (que domina la fabricación de textiles en todo el mundo) a otras economías con costos de producción más bajos, como Vietnam, la India y Bangladesh. Esta tendencia, recientemente exacerbada por las tensiones comerciales entre los Estados Unidos y China, se espera que continúe a medida que los salarios chinos aumenten, haciendo subir los costos de producción.

Las tensiones comerciales entre los Estados Unidos y China están teniendo un impacto negativo en el sector

Las tensiones comerciales entre los Estados Unidos y China están repercutiendo en toda la cadena de valor mundial del sector. Los aranceles de China sobre el algodón estadounidense provocaron una disminución interanual del 38% de las exportaciones de algodón estadounidense a China en el período comprendido entre noviembre de 2018 y octubre de 2019. Además, los Estados Unidos se dirigieron a muchos productos de confección procedentes de China con las sucesivas oleadas de aranceles.

Se prevé que las tensiones comerciales entre los Estados Unidos y China afectarán gravemente al consumo estadounidense de productos de confección. Los derechos impuestos a las importaciones de estos productos se trasladarán en parte a los consumidores como aumentos parciales de los costes que se repercuten en los precios de venta. Sin embargo, el aumento del costo de la importación de prendas de vestir en los Estados Unidos desde China también se debe en parte a los aranceles que China ha impuesto al algodón estadounidense, ya que el costo de la importación de algodón está aumentando para las fábricas chinas. Así pues, las tensiones comerciales tienen consecuencias complejas que varían para los distintos participantes de cada país. Se prevé que el sector textil-confección de los Estados Unidos se vea afectado por la guerra comercial, independientemente de la opción que tome China. Si China sigue reduciendo las importaciones de algodón estadounidense, los ingresos de los productores de algodón estadounidenses disminuirán. Si China decide aumentar las importaciones a pesar de los derechos de aduana, los consumidores y minoristas de ropa de EE.UU. se verán afectados. En esta etapa, Coface espera que China continúe importando menores volúmenes de algodón sin detener completamente las importaciones, lo que afectará tanto a los consumidores de productos de confección como a los productores de algodón estadounidenses. Sin embargo, la disminución de las importaciones de China podría ser compensada por otros países, en particular Viet Nam, que en 2018 fue el mayor importador de algodón estadounidense (21% de las exportaciones), por delante de China, y cuyas importaciones de algodón estadounidense se multiplicaron por más de cinco entre 2010 y 2018, con un aumento medio del 23% anual.

Se prevé que el aumento de las existencias y la producción de algodón hará bajar los precios

Tras imponer cuotas de importación de algodón tras la acumulación de existencias sin precedentes en 2014/2015, que ascendían al 62% del total mundial en ese momento, China decidió aumentar sus cuotas de importación de algodón para satisfacer el crecimiento de la demanda interna causado por el aumento de la renta disponible. En consecuencia, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos prevé que las existencias de algodón de China se reducirán a la mitad en 2019/2020, en comparación con 2014/2015, y que representan el 40% de las existencias mundiales. Los Estados Unidos tendrán dificultades para aprovechar el aumento de los contingentes de importación debido a las tensiones comerciales, a diferencia de la India, primer productor mundial y tercer exportador, que ya se benefició en 2019 de una demanda más fuerte de China tras la reducción de sus importaciones procedentes de los Estados Unidos. No obstante, el aumento de las existencias en los Estados Unidos y la India compensará la disminución en China; el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos prevé que las existencias mundiales aumenten ligeramente (+0,8%) a finales de 2019/2020. Esto debería ejercer una presión deflacionaria sobre los precios del algodón, que ya muestran una tendencia a la baja (-30% entre junio de 2018 y octubre de 2019).

Se prevé que la producción de algodón de los Estados Unidos aumente un 10% en 2019/2020, debido principalmente a un efecto de base, ya que la producción de 2018/2019 fue particularmente deficiente (-12,2% en comparación con la temporada anterior) debido a las malas condiciones meteorológicas. En la India, el aumento de las tierras cultivadas y el mejor rendimiento debido a las precipitaciones monzónicas más elevadas de lo normal se traducirá en un aumento del 14,3% de la producción de algodón en comparación con 2018/2019. En consecuencia, se prevé que la producción mundial aumente un 2,5% en 2019/2020.

Revisor: Lawrence (febrero 2020)

Artes Textiles en Suiza

Las artes textiles incluyen todas las creaciones artísticas originales que utilizan técnicas de tejido. En Suiza, las artes textiles, que forman parte de las artes decorativas, han experimentado un desarrollo ininterrumpido desde la Edad Media. Sus historiadores se interesan no sólo por las transformaciones de los procesos y los diversos usos de los tejidos, sino también por su significado. A principios de la Edad Media, la burguesía de pueblos y ciudades, reforzada por la artesanía y el comercio, decoraba sus hogares con colgaduras, mantas, cojines y manteles. Estos objetos de arte, que podían desplazarse a voluntad y se hacían por encargo en ejemplares únicos, tenían una función comparable a la de las pinturas de caballete posteriores. Las iglesias y conventos recibían regalos de manteles de altar y colgaduras de coro con efigies de santos y escenas religiosas que hacían referencia a fiestas concretas del calendario litúrgico y sólo se exhibían en esas ocasiones. Otras piezas se destinaban a misas privadas de aniversario.

El ejemplo más antiguo conocido de colgadura mural en Suiza es el «tapiz de Sión» de la segunda mitad del siglo XIV, del que el Museo Nacional Suizo de Zúrich, el Museo Histórico de Basilea y el Museo de Historia de Berna poseen fragmentos. Impreso en negro humo y hematites roja mediante repujadores de madera, el lienzo evoca la vida cortesana y las leyendas clásicas en bandas superpuestas. Aunque no se han conservado otros ejemplos de colgaduras de gran formato con escenas repetitivas condicionadas por el proceso de impresión, cabe afirmar que este tipo de obras eran habituales hacia finales de la Edad Media.

Fuentes de la misma época demuestran que en Basilea se fabricaban tapices. La tapicería es una técnica en la que los hilos de colores de la trama se entrelazan con la urdimbre para producir imágenes figurativas y motivos abstractos. En la Edad Media, Basilea parece haber sido el único centro de producción de tapices en Suiza. Los documentos siempre se refieren a los tapices con el término alemánico Heidnischwerk (obra pagana), un recordatorio de los orígenes orientales de la técnica. Los primeros tapices que se conservan de la escuela de Basilea, que desarrolló un estilo distintivo y alcanzó su apogeo en el siglo XV, datan de los años 1410-1420. Estos tapices alargados representan a elegantes caballeros domando animales fabulosos y se utilizaban para decorar y colorear las habitaciones oscuras y de techos bajos de las casas burguesas del gótico tardío, donde escaseaban los muebles (Museo Histórico de Basilea). Los propios burgueses adinerados elegían lo que querían representar, siendo los temas más frecuentes el amor y la fidelidad, la perseverancia y el honor. El hombre salvaje, uno de los temas favoritos, aparece aquí como una criatura pacífica, cercana a la naturaleza, que vive en armonía con plantas y animales y simboliza a la humanidad. Las iglesias y los conventos se decoraban con colgaduras de coro, frontales de altar y otros tapices piadosos de colores luminosos. Los tapices de Basilea eran tan populares que ciudadanos ricos de Lucerna, Berna, Thun, Schaffhausen e incluso Ravensburg (Alemania) los encargaban adornados con sus escudos de armas. En la actual Suiza francófona, los centros de producción franco-flamencos eran más populares. Cuando Georges de Saluces fue nombrado jefe de la diócesis de Lausana, encargó un gran tapiz de Flandes para la sala capitular, que también se utilizaba como sala de audiencias. La iconografía de este tapiz (Museo de Historia de Berna) se inspira en el tema de la Justicia, ilustrado anteriormente por Rogier van der Weyden para la sala de audiencias del Ayuntamiento de Bruselas.

Desde principios del siglo XVI, el papel que antes desempeñaban los tapiceros fue asumido por los talleres de bordado. Las pinturas de punto de aguja, realizadas con lanas multicolores e hilos de seda, oro o plata, representaban escenas del Antiguo y Nuevo Testamento y de la vida cotidiana. Los motivos dibujados con grafito se transferían a un fondo de lienzo con un pincel o una pluma. El bordado de gros point cubría toda la tela. A menudo, un escudo familiar ocupaba el centro de la composición, prueba de que el trabajo realizado por las esposas o hijas de la burguesía no estaba destinado únicamente al disfrute del hogar, sino también a proclamar el orgullo de la familia. Las alfombras de mesa, copias de las alfombras anudadas de Asia Menor, también se bordaban en lana. La pieza más antigua que se conserva data de 1533 y representa el escudo de armas de una importante familia de Schaffhausen y de la familia con la que entonces estaba aliada (Museo Nacional Suizo).

El bordado del lino en Suiza se remonta a la primera mitad del siglo XIII, con un mantel de 6,7 metros de largo conservado en el Museo Nacional. El bordado del lino se practicó en Zúrich, Schaffhausen y San Gall entre mediados del siglo XVI y principios del XVII. San Gall era el centro de producción de Toiles en la región del Lago de Constanza, y proporcionaba el material básico para estas obras que representaban episodios de la historia suiza, así como pasajes de la Biblia. Al principio, el hilo de bordar consistía únicamente en fibras de lino blanqueadas. A partir del siglo XVI se añadieron hilos azules y marrones, sedas de colores e hilos de oro y plata. El bordado en lino se reconoce porque el tratamiento de la superficie siempre incluye el tejido de fondo. Los motivos bordados destacan claramente de la tela de fondo gracias a una multitud de puntadas decorativas. Esta técnica se aplicaba tanto a tejidos profanos como religiosos, a menudo con el escudo de armas del propietario o del comisionado.

A principios del siglo XVII, la reforma litúrgica promulgada por el Concilio de Trento condujo a una renovación de las vestiduras y ornamentos sagrados: adaptados a los colores ahora prescritos, se confeccionaron con tejidos de seda adornados con preciosos bordados (Industria textil). Monjas de varios conventos de la Suiza central se especializaron en la confección de estos nuevos ornamentos. Rara vez conocemos los nombres de las bordadoras, pero al menos debemos mencionar a la monja cisterciense Scholastika Anderallmend (1647-1722) del monasterio de Olsberg. Sus obras se distinguen por el virtuosismo de sus bordados en relieve de lamé de oro y vermeil, en los que incrusta perlas, granates y cristal. Su decoración consiste generalmente en ramos de flores dispuestos simétricamente sobre un fondo de seda.

Sophie Taeuber-Arp, que dirigió la clase de textiles en la Escuela de Artes y Oficios de Zúrich de 1916 a 1929, ejerció una influencia decisiva en el arte textil contemporáneo. Consiguió convertir sus cuadros bordados en obras de arte autónomas. Después de ella, las técnicas y formas textiles se convirtieron en puros medios de expresión. El mejor ejemplo de esta evolución son las mantas de lana tejidas por Lise Gujer a partir de caricaturas de Ernst Ludwig Kirchner. Gracias al trabajo y la enseñanza de Elsi Giauque, alumna de Sophie Taeuber, las artes textiles se liberaron de las limitaciones técnicas tradicionales. En los años sesenta comenzó la conquista de la tercera dimensión, ilustrada por verdaderas esculturas textiles. Nunca se insistirá lo suficiente en el papel desempeñado por la Bienal del Tapiz, fundada en Lausana en 1962 a instancias de Jean Lurçat. Gracias a este acontecimiento, Suiza alberga un foro internacional que informa regularmente sobre las tendencias más avanzadas de las artes textiles contemporáneas. Además de las fibras naturales heredadas del pasado, los artistas utilizan materiales como la madera, el papel, la piel, el plástico, los metales, el vidrio y el nailon. Estos materiales se ensamblan mediante técnicas de tejido, y las obras resultantes pueden calificarse de arte textil.

Revisor de hechos: Helve

Recursos

Véase También

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *